Focus 2030
Suscribite a nuestra newsletter  |  es  |   | 
es    

Notas de análisis n°13 : El G7 y las políticas de desarrollo

Publié le 5 de mayo de 2020 en Analisis

Con ocasión de la Cumbre del G7 que se celebrará en Biarritz del 24 al 26 de agosto, Focus 2030 quiso hacer un balance de las iniciativas llevadas a cabo en este marco a favor (o en contra) del desarrollo.

Descargar aquí

La Cumbre del G7 es un acontecimiento abordado cada año por las televisiones del mundo entero, imponiéndose como uno de los puntos culminantes de la diplomacia mundial desde hace ya más de cuarenta años.

A lo largo de estos últimos años el G7 ha sufrido la contestación continua y una debilitación progresiva, debido a las tensiones crecientes en el seno del grupo. Presentado a menudo como el club de los países ricos, el G7 es también un foro central de diálogo, que sería una lástima reducir como en ocasiones ocurre, a un simple apretón de manos entre los grandes líderes mundiales en la Cumbre de jefes de Estado. Podemos decir que el G7 es, ante todo, un proceso de negociación que se desarrolla durante varios meses y un engranaje esencial en la búsqueda de soluciones comunes para afrontar los grandes desafíos del planeta.

Los países del G7 reflejan por sí mismos las grandes desigualdades mundiales: concentran un 45% del PIB mundial, son responsables de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global, subvencionan las energías fósiles con un importe de 100.000 millones de dólares anuales, exportan un 56% de las armas en el mundo y representan tan sólo un 10% de la población del planeta.

Sin embargo, el G7 constituye un espacio de debate para tratar las políticas de desarrollo y la lucha contra las desigualdades mundiales. Los siete miembros del grupo representan en conjunto el 76% de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) mundial y, por lo tanto, hacen del G7 un lugar primordial para interpelar a los países donantes más importantes e incitarles a incrementar su aportación destinada a la promoción del desarrollo.

En el pasado, las negociaciones llevadas a cabo en el seno del G7 y del G8 permitieron culminar con la puesta en marcha de iniciativas globales importantes, como por ejemplo: la creación del Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la Tubercurlosis y la Malaria (GFATM), el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), la Asociación Mundial por la Educación (GPE) o también la anulación total de la deuda multilateral de los países pobres en el marco de la iniciativa PPME.

Si bien los compromisos significativos en favor del desarrollo se han vuelto cada vez menos frecuentes durante los últimos años, la próxima Cumbre de Biarritz, organizada por Francia del 24 al 26 de agosto de 2019, debería tratarse de un encuentro significativo.

La lucha contra las desigualdades y la cooperación reforzada con África y el Sahel han sido elegidos como el "hilo conductor" de la presidencia francesa. Con lo cual, cabe esperar que la próxima Cumbre sea la ocasión de pactar avances concretos en la materia y de debatir en especial los temas prioritarios planteados por Francia: lucha contra las desigualdades entre mujeres/hombres, educación y formación profesional, acceso a la salud y lucha contra las grandes pandemias, apoyo específico en la región del Sahel...

No obstante, recordemos también que la posible adopción de nuevos compromisos no será suficiente para restaurar la imagen del G7. Actualmente, dicho organismo está ampliamente debilitado a los ojos de la opinión pública, la cuál, constata de forma habitual el incumplimiento de los compromisos asumidos por parte de los Estados que lo integran.

Desde este punto de vista, establecer un marco de rendición de cuentas reforzado y de carácter independiente aparece como una necesidad absoluta.


Documentos a descargar

Notas de Análisis n°13 - El G7 y las políticas de desarrollo